ENTREVISTA A JESÚS DE NAZARET Leo J. Mart.

HIJO DE DIOS E HIJO DE DAVID

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿Quién es tu padre, Dios o David?

– Soy el Verbo eterno de Dios, el Hijo de Dios; como Dios, soy Hijo de Mi Padre Dios, de la misma naturaleza divina de Mi Padre Dios.

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿y cómo hombre, de quién eres hijo?

– Tomé carne humana del linaje de David; por eso la gente Me llamaba: “Hijo de David”

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿quién es mayor el Padre o el Hijo?

– Mi Padre y Yo somos una misma cosa: Mi Padre es Dios, el Hijo es Dios, el Espíritu Santo es Dios.

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿entonces hay tres dioses?

– No hay tres dioses sino un solo Dios verdadero. Hay Tres Personas distintas y Un solo Dios.

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿pero hay una persona más importante que las otras?

– No hay una Persona más importante que las otras: Eterno el Padre, eterno el Hijo, eterno el Espíritu de Dios. Pero no hay tres eternos sino Uno eterno: Dios.

– Jesús Hijo de Dios vivo, ¿pero el Padre no es anterior al Hijo?

– El Hijo es engendrado, no creado. El Hijo y el Padre coexisten simultáneamente desde toda una eternidad, sin tener comienzo y sin tener fin.

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿Es más potente el Padre que el Hijo?

– El Padre es omnipotente; el Hijo es omnipotente, el Espíritu Santo es omnipotente.

-Jesús, Hijo de Dios vivo, Tú que eres el Hombre… ¡Me alegra llamarte “Hombre”!

– ¿Por qué?

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¡porque Tú, siendo Dios, te hiciste Hombre y no ángel!

– ¡Esa fue la furia de la serpiente antigua! y trató de impedir que la Mujer, Mi Madre, diera a luz un Hombre-Dios (Cf. Ap 12, 1-4)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, siento una alegría muy grande cuando decimos que el Verbo se hizo carne (hombre) y habitó entre nosotros; por otro lado, siento la furia de Satanás, porque el Verbo no habitó entre los ángeles rebeldes, ni se hizo ángel, sino hombre.

– El Verbo eterno, el Hijo de Dios, habitó entre los hombres sin dejar por ello de habitar entre los ángeles humildes.

– Jesús, Hijo de Dios, vivo, el hecho del Verbo haber logrado hacerse carne, fue un triunfo de Dios y también de los ángeles humildes.

– Los ángeles del cielo inclinan la cabeza, en señal de triunfo y alegría, cada vez que se recuerda que “el Verbo se hizo carne humana”.

Pero sigue, hijo con tu pregunta inicial.

– Jesús, Hijo de Dios vivo, te decía que Tú, que eres el Hombre de las parábolas y ejemplos, te pido que me pongas un ejemplo donde yo pueda entender mejor esto de: Tres Personas distintas y Un solo Dios, como si dijéramos Tres en Uno Y Uno en Tres.

– Fíjate en la llama que vio Moisés en la zarza que ardía sin consumirse (Cf. Ex 3, 2). ¡Esa es la más clara imagen para los hombres de la Trinidad de Dios!

– Jesús, Hijo de Dios vivo, explícame mejor.

– La llama tiene tres elementos: Fuego-Luz-Calor (Tres cosas distintas y una sola llama que arde)

– Jesús, Hijo de Dios, voy entendiendo, ¡sigue!

– El fuego cuando se enciende produce simultáneamente luz y calor.

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¡sigue!

– El Fuego eterno es Mi Padre Celestial, que engendra al Hijo que es la Luz; el Fuego y la Luz expiran a su Espíritu: El Calor.

– Jesús, Hijo de Dios vivo, Tres Personas distintas una sola Llama: Dios.

– Jesús, Hijo de Dios vivo, veo que necesariamente donde está un elemento de la llama, están también los otros dos elementos, de una forma inseparable, que donde está la llama, tiene que estar el fuego y la luz y el calor.

– Donde está el Padre está el Hijo y el Espíritu Santo, está un sólo Dios.

– Jesús, Hijo de Dios vivo, te pido que me pongas otro ejemplo.

– El sol es: fuego- luz-calor. El fuego de Amor eterno es el Padre que engendra al Hijo que es la luz eterna; el fuego y la luz expiran el calor eterno que es el Espíritu Santo. Tres cosas distintas y un solo sol.

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ahora veo que no es posible concebir el fuego sin que produzca simultáneamente luz y calor.

– Ese fuego de Dios, no lo ha encendido nadie, porque es eterno. Dios es Fuego eterno, de Luz eterna y Calor eterno.

– Jesús, Hijo de Dios vivo, pero el fuego es llama, la luz es llama, el calor es llama.

– Sin embargo, no son tres llamas sino una sola llama.

Jesús, Hijo de Dios vivo, gracias por esta explicación.

– ¿Algo más?

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿cómo Tú, siendo Hijo del Padre, eres Hijo de David?

– El Verbo eterno, el Hijo eterno de Dios, hace apenas dos mil años, se vistió de carne humana, y escogió para ello una Mujer de la descendencia del rey David.

– Jesús, Hijo de Dios vivo, Hijo de David, ¿Cristo como Hombre proviene de David; y Cristo como Dios siempre ha sido Dios?

– ¡Así es!

– Jesús, Hijo de Dios vivo, explícame la relación tuya con tu Padre Dios.

– Yo soy Hijo de Mi Padre Dios, pero Mi Padre y Yo somos una misma cosa; quien ha visto al Hijo ha visto al Padre.

– Jesús, Hijo de Dios vivo: ¡claro! Quien ha visto la Luz ha tenido la experiencia del Fuego y ha comprobado su Calor.

– Calor que es propio del Fuego, Calor que es propio de la Luz. Fuego-Calor y Luz que son propios de una sola llama.

León Martinez
Civitas Orationis
leojmart@gmail.com
www.ciudadoracion.com

Comparte con otros

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
Print

Leave a Reply

Close Menu