ENTREVISTA A JESÚS DE NAZARET Leo J. Mart.

LA CENA DE LA PASCUA

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿qué dijiste a tus discípulos, que dijeran a otro?

– Mi tiempo está cerca, voy a celebrar en tu casa la Pascua con Mis discípulos (Cf. Mt 26, 18)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿qué significa eso de tu tiempo está cerca?

– Había llegado Mi hora de pasar de este mundo a Mi Padre Celestial (Cf. Jn 13, 1)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿significa algo más, el estar cerca tu tiempo?

– Había llegado la hora de demostrar a los Míos que estaban en mundo, el amor que les tenía, amándolos hasta el final (Cf. Jn 13, 1)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿qué significa: “amar hasta el final”?

– Dar la vida por los que amas.

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿entre estos estaba Judas?

– Judas estaba entre los presentes; pero el diablo ya había sugerido en su corazón que Me entregara (Cf. Jn 13, 2)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿querías Tú salir de este mundo?

– Yo quería volver a Mi Padre Celestial; sabía Yo que todo lo había puesto en Mis manos Mi Padre, y que Yo había salido de Dios y a Dios volvía (Cf. Jn 13, 3)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿cuéntame qué dijiste en esta ocasión?

– Cuando estaba en la mesa dije: Ardientemente he deseado comer esta Pascua con vosotros, antes de padecer (Cf. Lc 22, 14)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿a qué se debió ese deseo exagerado tuyo de comer con ellos?

– A que era la última vez, y les advertí que no la volvería a comer hasta que tenga su cumplimiento en el Reino de Dios (Cf. Lc 22, 16)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿hasta que tenga su cumplimiento qué?

– Hasta que tenga su cumplimiento Mi paso de esta vida a la otra.

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿qué hiciste luego de estas Palabras tuyas?

– Me levanté de la mesa y Me puse a lavarle los pies a Mis discípulos (Cf. Jn 13, 4-5)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿entendieron el significado de Tú lavarles los pies a tus discípulos?

– No lo entendieron. Pedro protestó. Le dije a Pedro que ese acto Mío no lo entendería ahora; pero que lo entendería después (Cf. Jn 13, 7)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿Pedro aceptó?

– Pedro aceptó cuando le dije: -Si no te lavo no tendrás parte conmigo (Cf. Jn 13, 8)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿es necesario estar lavados para tener parte contigo?

– Es necesario estar limpios de corazón para tener parte conmigo (Cf. Jn 13, 10)

– Jesús, Hijo de David, ¿estaban todos limpios de corazón?

– ¡No todos estaban limpios de corazón!

– Jesús, Hijo de Dios, ¿por qué?

– Porque sabía que allí había uno que Me iba a entregar (Cf. Jn 13, 11)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, explícame mejor el significado de Tú lavar los pies a tus discípulos.

– Para que ellos hicieran lo mismo con sus hermanos y les lavaran los pies, se humillaran, les sirvieran, como Yo Me había humillado (Cf. Jn 13, 12-17)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿les dijiste algo?

– Les dije que si hacían a sus hermanos lo mismo que Yo había hecho, serían bienaventurados en el Reino de los Cielos (Cf. Jn 13, 17)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿hasta dónde debo querer a mis hermanos?

– Hasta hacerte un sirviente y un esclavo para ellos y prestarles los favores más humillantes, como lo hice Yo.

TOMÓ EL CALIZ

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿qué más siguió en esta última cena?

– Tomé el cáliz, di gracias a Mi Padre Dios, y les dije que lo distribuyeran entre ellos.

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿advertiste algo?

– Les dije que a partir de ahora no beberé del fruto de la vid hasta que venga el Reino de Dios (Cf. Lc 22, 17)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿tenía algún significado especial el cáliz que bendijiste?

– Este es el cáliz de la nueva alianza en Mi Sangre, que es derramada por vosotros (Cf. Lc 22, 20)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿comieron algo en esta cena?

– Tomé pan, di gracias a Mi Padre Dios, luego lo partí con mis manos y se los di (Cf. Lc 22, 19)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿ese pan significaba algo más?

– Advertí de ese pan que Yo les di: -Esto es Mi Cuerpo, que es entregado por vosotros (Cf. Lc 22, 19)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿les diste alguna indicación concreta?

– Les dije que volvieran a repetir lo mismo que Yo había hecho con el vino y con el pan en memoria Mía (Cf. Lc 19-20)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿hubo en ese momento tan especial algo qué lamentar?

– Sí hijo Mío, Mi espíritu se conmueve al recordar este momento: ¡uno de ellos Me iba a entregar! (Cf. Jn 13, 21)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿qué le dijiste al hombre que te iba a traicionar?

– ¡Lo que vas a hacer hazlo pronto! (Cf. Jn 13, 26)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿no trataste de disuadir a Judas para que no te traicionara?

– ¡En Judas ya había entrado Satanás! (Cf. Jn 13, 27)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿Judas se retiró de ahí?

– Judas salió enseguida. Cuando él salió Yo dije: -Ahora es glorificado el Hijo del Hombre y Dios es glorificado en él (Cf. Jn 13, 31)

ULTIMAS PALABRAS

– Jesús, ¿Cuáles fueron tus últimas Palabras en la Última cena?

– Un mandamiento nuevo os doy: que os améis unos a otros. Como Yo os he amado, amaos también unos a otros. En esto conocerán todos que sois Mis discípulos, si os tenéis amor unos a otros (Cf. Jn 13, 35)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿querías que tus discípulos llevarán algún distintivo?

– El único distintivo que Yo recomendé a Mis discípulos fue este: -En esto conocerán todos que sois Mis discípulos, si tenéis amor unos por otros (Jn 13, 34)

UN POCO CON VOSOTROS

– ¡Hijos, todavía estoy un poco con vosotros! (Cf. Jn 13, 33)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, tus discípulos tuvieron la dicha de estar todavía un poco contigo.

– Pero ellos también iban a tener la tristeza de contemplar Mi muerte.

– Jesús, Hijo de Dios vivo, tus discípulos, como de costumbre, te iban a buscar.

– Por eso les advertí, que cuando Me buscaran ya no Me iban a encontrar (Cf. Jn 13, 33)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿por qué?

– Porque a donde Me iba, ellos no podían aún ir.

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿A dónde ibas?

– ¡A la vida eterna de Mi Padre Celestial!

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿qué hay que hacer para ir contigo a la vida eterna?

– ¡Morir también conmigo!

– Jesús, Hijo de Dios vivo, te digo ahora como te dijo Pedro: ¿a dónde vas? (Cf. Jn 13, 36)

– Te respondo a ti lo mismo que le dije a Pedro: -Adonde Yo voy ahora, tú no puedes ir por el momento, ¡Me seguirás más tarde! (Cf. Jn 13, 36)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, te digo como Pedro: ¡yo daré la vida por ti! (Cf. Jn 13, 37)

– Te respondo, hijo, lo que le dije a Pedro: “¿Tú dar la vida por Mí? ¡No cantará el gallo sin que Me hayas negado por tres veces! (Cf. Jn 13, 38)

– Jesús, Hijo de Dios, vivo, ¡perdóname! Tú conoces muy bien mi corazón cobarde.

– Pero también conozco tu corazón arrepentido, para decirme llorando que Me amas.

SALIERON PARA EL MONTE

-Jesús, Hijo de Dios vivo, y cuando terminó la Cena, ¿qué pasó?

– Recitamos el himno, y salimos hacia el Monte de los Olivos (Cf. Mt 26, 30)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿Cuál himno recitaron?

– El himno que cantaban los judíos, llamado Hallel, que incluye los salmos 113 y 118

– Jesús, Hijo de Dios vivo, del corto Salmo 113 me quedo con esto: “Dios levanta del polvo al desvalido, y alza del estiércol al pobre, y lo hace sentar entre los hombres principales” (Sal 113, 7)

– ¡Eso ha hecho Mi Padre Dios contigo!

– Jesús, Hijo de Dios vivo, gracias; ¡aunque todavía me siento lleno de polvo y de estiércol!

– ¡Aún así te ha sentado entre los hombres principales!

– Jesús, Hijo de Dios vivo, y del Salmo 118…

– ¿Qué te gustó, hijo del Salmo 118?

– Jesús, Hijo de Dios vivo, me gustó esto: “Es mejor confiar en Dios que en los hombres” (Cf. Sal 118, 8)

– ¡Maldito el hombre que pone su esperanza en otro hombre! Pon tu esperanza solamente en Mi Padre Celestial.

– Jesús, Hijo de Dios vivo, al terminar el Himno, ¿qué dijiste? –no te quiero perder Palabra alguna-.

– ¡Eso es sabiduría! ¡No querer perder Palabra alguna! que sale de la boca de Dios. Les dije que se escandalizarían de Mí (Cf. Mc 26, 31)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿por qué se escandalizarían de Ti?

– Ya estaba escrito: “Heriré al Pastor y se dispersarán las ovejas del rebaño” (Cf. Mt 26, 31)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿pero les diste una esperanza?

– Los traté de consolar diciéndoles, que cuando haya resucitado, iré delante de vosotros a Galilea (Cf. Mt 26, 32)

– Jesús, Hijo de Dios, ¿qué respondió Pedro?

– ¡Aunque todos se escandalicen, yo nunca me escandalizaré (Cf. Mt 26, 34)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿y Tú qué respondiste?

– Le repetí otra vez, que antes de que el gallo cante, me habría de negar (Cf. Mt 26, 34)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿te creyó Pedro y pidió ayuda?

– Pedro, confiando en sus propias fuerzas, dijo: “Aunque tenga que morir contigo, jamás te negaré” (Cf. Mt 26, 35)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿qué dijeron los otros discípulos?

– ¡Todos los discípulos dijeron lo mismo! (Cf. Mt 26, 35)

León Martinez
Civitas Orationis
leojmart@gmail.com
www.ciudadoracion.com

Comparte con otros

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
Print

Leave a Reply

Close Menu