ENTREVISTA A JESÚS DE NAZARET por Leo J. Mart.

DIOS PAGA IGUAL

– Jesús, Hijo de Dios vivo, tu Padre Dios paga igual al que llegó a primera hora a trabajar por el Reino de los Cielos, que al que llegó de último (Cf. Mt 20, 1-16)
-Mi Padre Dios paga con justicia al que llegó a primera hora y paga con Amor al que llegó a última hora (Cf. Mt 20,13-15)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, explícame la diferencia entre la justicia y el amor.
-Justicia es pagar lo que se debe; amor es dar más de lo que se debe.

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿no es in equitativo que tu Padre Dios a unos les pague con justicia, y a otros con amor?
– Puede que sea in equitativo (según el lenguaje humano); pero no injusto. Mi Padre Dios reparte sus dones y talentos según le place; pero el hecho de que a otros les de más no quiere decir que a otros les niegue lo que necesiten.

-Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿qué ventaja tiene entonces haber llegado de primero, respecto al que llegó de último?
– El que llegó de primero a trabajar por el Reino de Dios, ha tenido el Amor de Dios toda su vida, como le pasó al hermano mayor del hijo pródigo.

– Jesús, Hijo de Dios vivo, el que llegó a última hora recibirá el mismo cielo eterno que el que llegó a primera hora.
– ¡Correcto!

– Jesús, Hijo de Dios vivo, pero el que llegó a primera hora a trabajar por el Reino de Dios, ya ha venido gozando del cielo en esta tierra.
– ¡Hablas tú por tu experiencia propia!

– Jesús, Hijo de Dios vivo: ¡así lo es!
– ¡El que tempranamente busca a Dios, tempranamente encuentra ser feliz!

– Jesús, Hijo de Dios, como tu Padre es justo, ¿qué castigo tiene el que llegó a última hora?
– Toda su vida de alejamiento de Dios ha sido su castigo.

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¡el alejamiento de Dios es un infierno!
– ¡El alejamiento de Dios es el infierno!

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¡muy de buenas!, que un señor que ha estado alejado de Dios toda una vida, reciba a última hora la llamada.
– Mi Padre Dios a unos llama a la primera hora, a otros al medio día y a otros a última hora (Cf. Mt 20, 2-6) No es el hombre el que llama sino Dios.

-Jesús, Hijo de Dios vivo, pero ni tan de buenas el que fue llamado a última hora; más de buenas es el que recibió el privilegio de haber sido llamado a la primera hora.
– Mi Padre Dios llama al hombre cuando lo encuentra listo para aceptar su llamada y su misión.

-Jesús, Hijo de Dios vivo, me da compasión de tantos hombres que están parados en las plazas, todo el día ociosos, ¡porque nadie los ha contratado a trabajar! (Cf. Mt 20, 7)
– ¡No saben lo que se pierden! ¡No han tenido quien los llame a trabajar en la viña de Mi Padre Celestial!

– Jesús, Hijo de Dios, quien no tiene trabajo se siente inútil.
– Quien se sienta inútil que venga a Mí que Yo le doy trabajo y lo pondré a servir.

– Jesús, Hijo de Dios vivo, quien no tiene trabajo, y no se ocupa en algo útil, está triste.
– El triste se ocupa solamente en pensar en sí mismo.

– Jesús, Hijo de Dios vivo, si supieran los tristes la alegría que causa ocuparse de las cosas de tu Padre Dios.
-Quien trabaja para el Reino de los Cielos, recoge con alegría lo que con lágrimas sembró.

León Martinez
Civitas Orationis
leojmart@gmail.com
www.ciudadoracion.com

Comparte con otros

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
Print

Leave a Reply

Close Menu