JESÚS HABLA DE PABLO Leo J. Mart.

LA VIDA DEL ESPÍRITU

– ¡Vas a la segura, hijo!

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿por qué dices esto?

– Porque no hay ninguna condenación para los que están en Cristo Jesús (Cfr. Rm 8, 1)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿por qué no hay condenación?

– Porque la ley del Espíritu de la vida, que está en Mí, en Cristo Jesús, te ha liberado de la ley del pecado y de la muerte (Cfr. Rm 8, 2)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, por mis propias fuerzas es imposible haber salido del pecado.

– Pero para Mi Padre Dios es posible librarte del pecado, por medio Mío, de su Hijo (Cfr Rm 8, 3)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, Tú te revestiste de carne pecadora (Cfr. Rm 8, 3)

– Yo, hijo, me vestí de carne pecadora pero no tuve pecado.

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿para qué te vestiste de carne pecadora?

– Para enseñarle al hombre a no vivir según la carne sino según el Espíritu.

– Jesús, Hijo de Dios vivo, concluyo que el Espíritu, el Verbo, se hizo carne, para que la carne viva según el Espíritu.

– Así es.

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿cómo distinguir quién vive según la carne y quién según el Espíritu?

– Los que viven según la carne sienten las cosas de la carne; pero los que viven según el Espíritu, sienten las cosas del Espíritu (Cfr. Rm 8, 5)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿cuál es la tendencia de una y otro?

– La tendencia de la carne es la muerte; la tendencia del espíritu es la vida y la paz (Cfr. Rm 8, 6)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿puede la carne agradar a Dios?

– La tendencia de la carne es enemiga de Dios (Cfr. Rm 8, 7)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿por qué dices esto?

– Porque la carne no se somete a la Ley de Dios, ni puede hacerlo (Cfr. Rm 8, 7)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿entonces qué les pasa a los que viven según la carne?

– Los que viven según la carne no pueden agradar a Dios (Cfr. Rm 8, 8)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿cómo darle vida a mi cuerpo de muerte?

– El mismo Espíritu que Me resucitó a Mí dentro de los muertos, el Espíritu de Dios, le dará vida del Espíritu a tu cuerpo de muerte (Cfr. Rm 8, 11).

León Martinez
Civitas Orationis
leojmart@gmail.com
www.ciudadoracion.com

Comparte con otros

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print

Leave a Reply

Close Menu