JESÚS HABLA DE PABLO Leo J. Mart.

EL DESEO ARDIENTE DE JESÚS

– Jesús, Hijo de Dios vivo, perdona que te confiese, me corrijo, ¡que te entreviste…!

– Hijo, entrevistarme a Mí es confesarme, porque Me das oportunidad de abrirte Mi Corazón y contarte Mis deseos.

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿cuáles son tus deseos?

– El deseo ardiente de Mi Corazón y el tema de mi oración permanente ante Mi Padre Dios, es que todos los que han sido llamados obtengan la salvación (Cfr. Rm 10, 1)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¡eso ya lo sabía!

– ¡Lo he expresado muchas veces!

– Recuerdo que en tu oración a tu Padre Celestial le dijiste: <Yo no ruego por el mundo; sino por los que Me has dado, porque son tuyos> (Cfr. Jn 17, 9)

– Hijo, pero Me preocupan los que conociendo a Dios no le dan gloria.

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿a quienes te refieres?

– Me refiero a los que no se someten a la Voluntad de Mi Padre Dios sino que se fabrican sus propias leyes, su propia voluntad (Cfr. Rm 10, 3)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿Cuál es la Voluntad de Dios?

– Que todos los hombres vivan la doctrina Mía, de Cristo, para que pueda ser justificado todo aquel que cree en Dios (Cfr. Rm 10, 4)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, el asunto es complicado.

– Hijo, cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón (Cfr. Rm 10, 8)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿a qué te refieres?

– Me refiero a la palabra de la fe que te predico (Cfr. Rm 10, 8)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿cómo haré para salvarme?

– Si confiesas con tu boca que <Jesús es el Señor> y crees en lo más profundo de tu corazón que Mi Padre Dios Me resucitó de entre los muertos, te salvarás (Cfr. Rm 10, 9)

– Jesús, Hijo de Dios vivo , ¡ayúdame!

– ¡Me gusta hijo!

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿qué te gusta?

– Que te preocupes por la salvación eterna de tu alma, esa es la única preocupación que todo hombre debe tener.

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿para qué es la boca y el corazón?

– Utiliza tu boca para confesar tu fe en la salvación; utiliza tu corazón para creer en alcanzar la justicia (Cfr. Rm 10, 10)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿puedo estar seguro de esto?

– Hijo, ya lo dijo Mi Padre Dios en la Escritura: <Todo el que cree en Él no será confundido> (Cfr. Rm 10, 11)

León Martinez
Civitas Orationis
leojmart@gmail.com
www.ciudadoracion.com

Comparte con otros

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
Print

Leave a Reply

Close Menu