JESÚS HABLA DE PABLO Leo J. Mart.

VOSOTROS SOIS COMO BEBÉS

– Hijo, no puedo hablaros como a hombres espirituales, sino como a carnales, como a bebés en Cristo (Cfr. 1Co 3,1)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, a un bebé no se le da alimento sólido.

– Por eso os doy a beber leche y no alimento sólido (Cfr. 1Co 3, 2)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿esto por qué?

– Porque todavía no podéis digerir el alimento sólido, pues sois todavía muy carnales (Cfr. 1Co 3, 2)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, el hombre carnal se comporta como los demás hombre corrientes de la tierra.

– El hombre carnal tiene envidias y discordias (Cfr. 1Co 3,3)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, el hombre carnal tiende a formar pequeños grupos y no se abre para acoger a todos en fraternidad.

– El hombre carnal no sigue a Dios sino que se rige por las simpatías de los hombres (Cfr. 1Co 3, 4)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, los hombres que hablamos de Dios, somos apenas simples instrumentos ineptos, que hacemos lo que deberíamos hacer.

– Los hombres que hablan de Dios son simples ministros por medio de los cuales se ha conocido a Dios; cada uno según el Señor le ha concedido (Cfr. 1Co 3, 5)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, el hombre de Dios planta y tu Padre Dios cosecha.

– Ni el que planta es nada, ni el que riega, sino Mi Padre Dios que da el incremento (Cfr. 1Co 3, 7)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿qué es más importante para ti, plantar o regar?

– El que planta y el que riega son una misma cosa; pero cada uno recibirá su propia recompensa según el amor de su trabajo (Cfr. 1Co 3, 8).

León Martinez
Civitas Orationis
leojmart@gmail.com
www.ciudadoracion.com

Comparte con otros

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
Print

Leave a Reply

Close Menu