JESÚS HABLA DE PABLO Leo J. Mart.

CARTA A LOS GÁLATAS

– Jesús, hijo de Dios vivo, ¿el apóstol se hace o es llamado?

. Hijo, el apóstol es llamado, no por parte de los hombres, sino por obra Mía, de Jesucristo y de parte de Mi Padre Dios (Cfr. Ga 1, 1)

. Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿para qué es llamado el apóstol?

. Para imitarme a Mí, que Me entregué a Mí mismo por vuestros pecados (Cfr. Ga 1, 4)

. Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿para qué te entregaste Tú?

. Para libraros de este mundo perverso (Cfr. Ga 1, 4)

. Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿de quién vino esa idea de entregarte?

. De Mi Padre Dios y Yo Me entregué conforme a la Voluntad de Dios y Padre vuestro, para quien es la gloria por los siglos de los siglos (Cfr, Ga 1, 4.5)

. Jesús, Hijo de Dios vivo, le digo a tu Padre Dios y Padre mío: A Ti la alabanza, a Ti la gloria…

. Lo importante, hijo, es que tu oración no sea solamente con tu boca sino con tus obras.

. Jesús, Hijo de Dios vivo, te noto inquieto, ¿qué te inquieta?

– ¡Estoy sorprendido, hijo!

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿por qué estás sorprendido?

– Me sorprende que haya tantos que han abandonado tan pronto al que os llamó, Cristo, para seguir otro evangelio (Cfr. Ga 1, 6)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿es que hay otro evangelio?

– No es que haya otro evangelio, sino que hay algunos que os inquietan y quieren cambiar Mi Evangelio, el Evangelio de Cristo (Cfr. Ga 1, 7)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿puede alguien cambiar el Evangelio tuyo?

– Ni Yo mismo, ni un ángel del Cielo puede cambiar el Evangelio Mío (Cfr. Ga 1, 8)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, no se puede cambiar lo que es eterno.

– Lo que dije ayer, lo digo hoy y lo diré siempre. Mis Palabras son eternas.

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿qué pretenden los que cambian tu Evangelio?

– Pretenden agradar a los hombres con palabras dulzonas, seductoras.

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿qué pretendes Tú con tu Evangelio?

– Pretendo agradar a Mi Padre Dios y no a los hombres (Cfr. Ga 1, 10)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, si Tú pretendieras agradar a los hombres no te habrían crucificado.

– Si Yo pretendiera agradar a los hombres no sería Cristo, Hijo de Mi Padre Dios.

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿qué dices a los que cambian tu Evangelio?

– Si alguno os anuncia un evangelio diferente del que habéis recibido, ¡sea anatema! (Cfr. Ga 1, 9)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿de dónde salió el Evangelio tuyo?

– El Evangelio Mío, de Cristo, no es humano, pues Yo no lo he recibido ni aprendido de ningún hombre, sino directamente de Mi Padre Dios (Cfr. Ga 1, 11)

– Jesús, Hijo de Dios vivo, ¿Quiénes son los llamados a enseñar tu Evangelio?

– Los que Mi Padre Dios ha elegido desde el vientre de su madre, y luego los llama por su gracia para que enseñen la doctrina de su Hijo (Cfr. Ga 1, 15-16).

León Martinez
Civitas Orationis
leojmart@gmail.com
www.ciudadoracion.com

Comparte con otros

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
Print

Leave a Reply

Close Menu