LA FE EXPLICADA Leo J Trese, 15 PUNTOS DE MEDITACIÓN.

Te comparto otros 15 puntos de mi lectura espiritual, la fe explicada de Leo J. Trese.

1. Con el libre albedrío que Dios nos dio tenemos que labrarnos nuestro destino hasta su final, hasta la felicidad eterna, si a ella escogemos dirigirnos y con la ayuda de la gracia divina, si queremos aceptarla y utilizarla, pero libres hasta el fin.

2. Dios guarda siempre a los que le guardan en su corazón.
Dios es la causa de todo lo que sucede.

3. Hay un límite a lo que la mente humana puede captar y entender. Dado que Dios es un Ser infinito, ningún intelecto creado, por dotado que esté, puede alcanzar sus profundidades.

4. Dios Padre es Dios conociéndose a sí mismo; Dios Hijo es la expresión del conocimiento de Dios de Sí mismo; Dios Espíritu Santo es el resultado del amor de Dios a Sí mismo.

5. El único modo con que el amor a Dios puede ser probado es por la libre y voluntaria sumisión de la voluntad creada a Dios, por lo que llamamos comúnmente: “acto de obediencia” o “acto de lealtad”.
Dios a nadie pide imposibles. Él no nos pediría amor constante y lealtad absoluta si nos fuera imposible dárselos.

6. Pertenece a la naturaleza del amor auténtico la entrega completa de uno mismo al amado. En ésta vida sólo hay un medio de probar el amor a Dios que es hacer su voluntad, obedecerle.

7. Todo lo que le hombre puede hacer tiene un valor finito y mensurable. Está fuera del alcance del hombre hacer algo de valor infinito.

8. El hombre de fe nunca termina de asombrarse ante el infinito amor y la infinita misericordia que Dios nos ha mostrado, decretando desde toda una eternidad que Su propio Hijo Divino viniera a este mundo asumiendo una naturaleza humana como la nuestra para pagar el precio por nuestros pecados.

9. Si hemos de poder probar nuestro amor a Dios por la obediencia, tenemos que conservar la libertad de elección que esa obediencia requiere.

10. Cualquier pecado es un fallo parcial en el amor, un acto de ingratitud hacia Dios que tanto nos ama.

11. Cada pecado venial disminuye un poco el amor a Dios en nuestro corazón y debilita nuestra resistencia a las tentaciones. Si vamos diciendo “si” a pequeñas infidelidades, acabaremos diciendo “si” a la tentación grande cuando ésta se presente.

12. La descripción de un pecado mortal es así de simple y así de real: si un hombre se clava un cuchillo en el corazón muere físicamente. Si un hombre comete un pecado mortal muere espiritualmente.

13. No hay modo de restablecer la unión con Dios después de la muerte.

14. La muerte fija al alma para siempre en el estado en que la encuentra: amando a Dios o rechazándole.

15. Cada parte nuestra pertenece a Dios y cada parte le debe obediencia. Esta obligación de obedecer no se aplica solo a las obras o palabras externas, sino también a los deseos y pensamientos mas íntimos.

Lina Marcela Gómez
Civitas Orationis
www.ciudadoracion.com

Comparte con otros

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print

Leave a Reply

Close Menu