Miembros de Ciudad Oración

Directores

El Director o Directora de Civitas dejará su sucesor, de acuerdo con la Junta de Gobierno, le impondrá su bendición y le pedirá al Señor que lo asista con sus dones y le dé sabiduría.

El nuevo Director comenzará a ejercer sus funciones cuando haya muerto el Director, o en enfermedad o su ausencia.

El Director será la cabeza de la Junta Directiva, pero sobre quien recae la autoridad total es sobre la Junta, porque el gobierno de Civitas es colegiado y no dictatorial, ni monárquico; pero el nombramiento del Director o Directora es hasta que muera.

El Director puede renunciar por decisión eminentemente personal, por incapacidad, por enfermedad o por graves motivos personales, pero nunca por presión de los miembros de la Junta, y en ese caso la Junta de Gobierno designará al nuevo Director o Directora.

Civitas se desarrolló en medio de un matrimonio entregado a Dios, en el de nuestro fundador y su esposa, sería muy conveniente (aunque no indispensable) que sea un matrimonio entregado a Dios en Civitas, el que reemplace al Director (puede ser hombre o mujer, uno de los dos).

El cargo (la carga) del Director o Directora de Civitas exige una dedicación de tiempo completo (totalmente incompatible con otras actividades) es un trabajo que no tiene descanso ni de día ni de noche, es una entrega completa para servir a Dios siendo servidor de sus hermanos.

Si no hay un matrimonio en Civitas que pueda asumir la carga y la responsabilidad de la Dirección de Civitas, se puede acudir a un miembro soltero o soltera.

Los miembros de la Junta si pueden ser solteros o solteras, y tienen como misión especial ayudar a llevar la carga de gobierno al Director y respaldar al Director o Directora en todo y velar porque se mantenga el carisma, la fraternidad, el espíritu civil y todo el maravilloso espíritu que nos ha regalado el Señor para su Civitas.

Miembros de la Junta de Gobierno

La Junta de gobierno de CivitasOrationis estará siempre en Medellín, o en algún lugar cercano a Medellín. Medellín es el lugar inicial  de donde ha salido el fermento original y su función es mantener el mismo espíritu que le imprimió nuestro Fundador.

Aunque en algún otro lugar haya un mayor número de miembros de Civitas, siempre en Medellín estará la Junta de Gobierno, puede haber en la Junta Ciudadanos de otros lugares, pero en ese caso deben hacerse presentes en las Juntas de Gobierno, bien por que viajen a las reuniones, bien porque estén presentes a través de los medios de comunicación, o porque se vengan a vivir a Medellín.

Turistas:

Personas que comienzan a participar  de  la  formación cultural de nuestra Academia sin compromiso, como observadores y observados. Aquí conocemos a fondo las personas y después de estudiarlas detenidamente vemos si tienen posibilidades de entregarse más a las cosas del estudio a fondo de las materias de nuestra Academia y de la disciplina de ella.

Turista que no de la talla para Civitas es mejor decirle delicadamente que este no es su sitio.

Cooperadores:

Son personas que cooperan con oración, cosas, trabajo y dinero, según sus posibilidades.

No pertenecen a Civitas, pero rezamos por ellos cada día y son como los vecinos queridos, que sin ser de la familia se les tiene como de la familia.

Residentes:

Son personas que ya se entregan a Civitas y tienen visa de residencia concedida por los Directores.

Los residentes son miembros de Civitas y tienen un compromiso formal de obediencia a nuestro Director y el compromiso de meditar las Instrucciones cada día.

La visa de residencia la conceden los Directores después de que el candidato demuestra con hechos su deseo de entrega a Dios.

Los residentes pueden tener un trabajo profesional del mundo, según sus circunstancias familiares, y se pueden quedar como residentes de por vida sin necesidad de pasar a Ciudadanos.

Los residentes que sienten la llamada de Dios y tienen capacidad de tiempo para dedicarse más intensamente a la oración, estudio de la doctrina, apostolado, responsabilidades propias y encargos apostólicos, pueden pasar a Ciudadanos.

Ciudadanos:

A los dos años mínimos de tener visa de residentes, los Directores pueden conceder la Carta de ciudadanía de Civitas. Asumen el compromiso de vivir todas las virtudes para con Dios, la patria, el prójimo y las responsabilidades propias de CiudadOración, entre ellas de una forma especial la fraternidad y unidad con nuestro Director.

Los Ciudadanos de Civitas están disponibles de tiempo completo para dedicarse a la construcción de la Ciudad, de la Ciudad de la Oración, la Ciudad de Dios, en el propio corazón y en el corazón de otros. De los Ciudadanos salen los Directores.

Para que la Junta de Gobierno conceda la Carta de Ciudadanía, el residente debe demostrar con hechos concretos los frutos de su apostolado, además: oración-aportación, pureza, unidad con Nuestro Director por medio de los ecos que hace a los mensajes.