Nuestros Fundadores

Leo J. Mart

León Martínez García:

Hablamos del fundador de la Academia cultural CivitasOrationis, CiudadOración, porque al conocer su vida entendemos perfectamente a nuestra Asociación.

Un guía, un director, un fundador no se improvisa, y Dios va preparando sus instrumentos desde niños para luego lanzarlos a una gran misión: Enseñar a los hombres de la tierra a Escuchar la Voz de Dios en su propio corazón, razón de ser de nuestra Academia cultural y Asociación civil.

Nació el 4 de agosto de 1944 en un pueblo cercano a Medellín, fundado por los García, la familia de su abuelo materno, Copacabana, antes llamado El sitio de la Tasajera, San Juan de la Tasajera, El sitio. En Copacabana hay una quebrada, <La García> en memoria a los García, los primeros colonizadores de estas tierras.

Su padre, Hernando Martínez Bravo, su Madre, Marta García Campuzano.

Los Martínez fueron los fundadores de Guarne, donde hoy está <casualmente> El Centro de Convenciones Terranova. León puede decir de su familia: <es fundadora de pueblos con el tiple y con el hacha> -como dice el bambuco antioqueño <La ruana>.

Nuestro fundador nació en medio de la riqueza de la casa de su abuelo materno, pero luego su abuelo en la época de la violencia en Colombia, vendió a bajo precio sus propiedades y murió en la física pobreza. Por eso comentará más tarde nuestro fundador, que él puede decir como san Pablo: <se vivir en la abundancia y se vivir en la pobreza>.

Nos ha contado: nací en una casa grande y bella de dos patios, como esas casas antiguas de los pueblos; y luego volví a vivir en casas elegante por espacio de  30 años. <El lujo no me emborracha ni la pobreza me desmorona> <He aprendido a lo largo de mi vida, ante la pobreza  y la riqueza, a esos dos impostores, de igual manera tratar> <Siendo rico he vivido como pobre sin gastar más de lo necesario; siendo pobre he vivido como rico sin contarle a nadie mis carencias y necesidades, sólo a Dios se lo he contado y me ha ayudado a bien llevarlas>

Se subía al tejado para poder leer

Nos cuenta que desde niño, cuando aprendió a leer a los seis años, fue un lector apasionado.

Comenzó su amor por la lectura leyendo revistas de héroes que combatían el mal, como Tarzán, el Llanero solitario y Superman, con los cuales se identificó para combatir el mal y aprendió a amar la virtud de la justicia. Más tarde comentará: <gran alegría me dio cuando descubrí después que Tomás de Aquino pone en primer lugar, como la virtud más importante, la justicia>.

Su padre pensaba que estas lecturas le hacían mal y se encerraba en un baño o se subía al tejado de la casa para poder leer estas revistas si poner nervioso a su padre.

A los doce años comenzó a leer libros más serios. A los catorce años comenzó a leer filósofos y los grandes literatos. A la edad de veinte años ya había reunido una biblioteca de cerca de mil libros, y nos cuenta que hacía negocios desde niño y así podía comprar libros.

De niño desarrolló dos habilidades: el amor por la lectura y el amor por los negocios para poder comprar más libros.

De su niñez nos ha contado: <mis amigos de niñez fueron los viejos, mis dos abuelos, y los muertos, los autores de los antiguos libros>  <De los viejos aprendí sagacidad y de los muertos aprendí sabiduría>.

Nos ha enseñado Nuestro Director el amor por la lectura y el pedir orientación para leer libros que alimenten nuestro espíritu.

<Dios me escogió para fundar su Civitas porque sabe que no tengo un pelo de santo; pero tampoco tengo un pelo de tonto, porque aprendí sagacidad de los ancianos>

 

La vida de los scouts

Estuvo diez años en el movimiento scout, desde los doce años, donde al final fue nombrado Jefe de los Scouts de Antioquia, al día siguiente que había dado su palabra para entregarse a Dios en el Opus Dei, y por tal motivo rechazó ese nombramiento <estaba cansado ya de excursiones, estaba cansado de tanto andar por montes y cañadas> Además sabía que la entrega a Dios le iba a exigir en adelante, el emplear todas sus fuerzas y todo su tiempo para  su nueva misión.

Hablando de su juventud, nos ha contado: <Mi juventud la pasé en la aventura del aire libre y en la vida dura de escalar y acampar en las montañas, alejado del aire tibio y flojo de la ciudad>

<La audaz altura de las montañas me invitaba a conquistarlas> -dice él.

En las excursiones de los scouts aprendí a aguantar hambre, sed, cansancio, calor y frío; en las  noches de invierno se inundaba la carpa y se mojaban las cobijas y toda la ropa, como no podíamos dormir nos poníamos a reír; pero al otro día la leña estaba mojada y tampoco había forma de tomar algo caliente, con lo cual la risa se prolongaba durante toda la mañana y a veces todo el día.

En los Scouts aprendí a tomarme los problemas con gran deportividad, sin hacer de las dificultades una tragedia –dice él.

<Todo esto fue templando mi carácter y aprendí a ser guerrero; estas cosas me dieron fuerza para hacerle frente a las dificultades de la vida>

<La vida para mí no ha sido ni difícil, simplemente ha sido guerra, y ninguna guerra es fácil>.

Ante los ataques, persecuciones y dificultades que luego sobrevendrían, suele decirnos:        <¡Esas no son penas para un guerrero! >

 

Sus estudios

Estudió dos años de derecho, tres de sociología, simultáneamente con cinco años de economía en la Universidad de Antioquia, donde obtuvo el título de Economista.

Dice él que su deseo fue estudiar Derecho, pero debido a que sus papás se opusieron, resolvió terminar sus estudios de economía <a los trancazos y en medio de la más profunda depresión, y gran vacío de Dios> y fue pésimo estudiante de las matemáticas y todo lo contable; jocosamente dice: <las matemáticas embrutecen, porque miden la cantidad y no la calidad> Jj. aunque coronó por fin su título <tan funesto es el que los papás se opongan a la libertad que sus hijos tienen para elegir una carrera, dice él>

Entrega a Dios

El 24 de septiembre de 1966, día de la Virgen de la Merced <la que libera a los cautivos de la cárcel, a mí me liberó de las cadenas del pecado>  en esa fecha se entregó de lleno al Opus Dei.

Allí tuvo la oportunidad de conocer a fondo la espiritualidad laical, la Doctrina de la Iglesia Católica, y se dedicó a estudiar <deliciosamente> filosofía y teología, a la vez santificarse en su trabajo profesional.

Pese a haber sido un pésimo estudiante de economía <como dice él> luego desempeñó no obstante cargos ejecutivos importantes en la empresa privada, fue profesor universitario de teoría económica, valorado por sus alumnos por su gran cultura general y porque se preocupaba por cada uno de ellos, y luego se empleó en los negocios de bienes raíces donde le fue bien.

Civitas se apoya en los Scouts y en el Opus Dei

En el Opus Dei, nos cuenta, que recordaba con cierta nostalgia los métodos scouts que atraen juventudes a montones. Pero cuando estaba en los scouts tenía sed de doctrina y de conocer a Dios.

Civitas trata de apoyarse en algo en la sicología juvenil  que él aprendió en el movimiento scout: <a la gente joven, y todos los que tienen espíritu juvenil, hay que sorprenderlas siempre con cosas nuevas, audaces y llenas de atractivo y aventura, para no aburrirlos y poderlos apasionar >.

Nos cuenta nuestro Director que cuando era jefe scout, le decía a sus scouts que irían a la selva donde había serpientes venenosas y fieras salvajes, y < ¡que nadie se perdía la excursión!>

Civitas es la apasionante aventura juvenil de conquistar el mundo para Dios, en medio de los peligros de la calle oscura, llena serpientes y de lobos.

Civitas es fiesta y alegría, la alegría de encontrar a Dios. Nuestro Director dice con frecuencia: <Dios no es apto para cardíacos mentales>

Civitas se apoya además en la fuerza doctrinal del Opus Dei y en la sabiduría de su praxis y manejo de las almas que aprendió él por treinta años.

Estudio filosofía y teología

Treinta años en el Opus Dei le sirvieron para estudiar durante diez años filosofía y veinte años teología.

En esa Institución cada cual va al ritmo que quiere, y dice él que otros han cursado esos estudios en muy corto tiempo; pero él decidió ir despacio para poder profundizar mucho más, <y poder leer detenidamente la letra menuda> Además de esto, se ocupaba simultáneamente en una gran labor apostólica orientando gente hacia Dios <fue mucha la gente que Dios se valió de mí para atraer al Opus Dei, aunque ellos pensarán que yo los abandoné como traidor con mi salida, porque no saben lo que Dios tenía preparado para mí> y ocupado además en su trabajo profesional y en los negocios.

 

Aprendió a escuchar la Voz de Dios

En el año 1973, estando en Opus Dei, se quejó ante su director espiritual que la oración en un oratorio oscuro y con poca ventilación, le producía un sueño –fue sincero-. La respuesta de su director fue esta: < ¡Escríbele cartas al Señor en tu oración para que no te duermas!>

Mi gran sorpresa –dice él- fue que sentí en mi mente y en mi corazón que de inmediato el Señor contestaba mis preguntas, y todas mis inquietudes: ¡Aprendí a Escuchar la Voz de Dios!

Cogí papel y lápiz y le dije al Señor: ¡te quiero! y sentí en mi corazón que Él de inmediato respondió: ¡Yo te quiero mucho más!

La base esencial y la razón de ser de CivitasOrationis es aprender a Escuchar la Voz de Dios que habla en nuestro corazón sin ruido de palabras.

Ya hablaremos más a fondo del don de Escuchar a Dios en el propio corazón de una forma natural sin medios extraordinarios ni arrobamientos especiales, que es la clave de Civitas y su razón de ser.

 

Desde ese primer  momento que Escuchó la Voz de Dios, nos contará más tarde, <todo lo que siento que el Señor me dice en la oración, al Escuchar la Voz de Dios, se ha cumplido exactamente> y agrega: <con lo cual el Señor me ha probado que Escuchar la Voz Dios en el propio corazón, sin cosas extraordinarias, si es posible>

La prueba de la escritura

Nos cuenta nuestro Director que algún día le dijo al Señor, que aunque Él le había probado con hechos evidentes que Dios habla en el corazón de quienes quieran Escuchar su Voz, quería tener además una prueba de la Escritura, donde constara que Dios habla al corazón; al día siguiente el salmo de la misa fue:

<El Cielo envía sus mensajes a la tierra y su palabra corre veloz> Salmo 147,15 Y el Señor le agregó en su corazón: <Pero necesito corazones receptores que escuchen con nitidez Mi santa Voz>

Le llamó la atención el comentario del sacerdote de la parroquia en la homilía, refiriéndose precisamente a nuestro fundador: <Por ahí hay loquitos que dicen Escuchar la Voz de Dios, y dicen que les pueden enseñar a otros>

Civitas se ha levantado desde un principio, con toda la ayuda de Dios y con todos los ataques del Demonio, que se vale de gente buena para ello.

La llamada del Señor

Cuando llevaba en el Opus Dei cerca de 25 años, comenzó a sentir esa misma Voz interior que le decía:

<Quiero más de ti, te tengo para otra cosa> Bien sabía él que esa voz interior era de Dios; pero luchó contra ella durante cinco años, <casi me enloquezco, porque no quería ser traidor al Opus Dei>, hasta que por fin triunfó Dios y se salió contra su voluntad y a regañadientes de esta Institución que amaba, porque como dice él: < si no obedezco a esa Voz me hubiera enloquecido> y agrega: <La Voz de Dios no es un juego: sino la sigues te enloqueces>

Pero mi rebeldía para no salirme del Opus Dei, aunque le pido perdón al Señor,  es prueba de que yo no quería fundar nada, ni ser cabeza de nada; yo estaba muy contento siendo soldado raso -dice él.

En el 2 de octubre de 1996, día de los santos ángeles custodios, aniversario de la fundación del Opus Dei, le fue aceptada la renuncia a esa Institución, que había presentado seis meses antes. Continuó con sus negocios y se dedicó a meditar las Escrituras y a incrementar mucho más su vida de oración por cuenta propia, con el apoyo de los ángeles de la guarda, para preparar su corazón para labor que él sabía que Dios tenía para él, aunque sin conocer concrétamente lo que era.

Fundación de CivitasOrationis

El 29 de diciembre de 1997, día de la Sagrada Familia de Nazaret, tuvo la luz de Dios para fundar Academia cultural CiudadOración, CivitasOrationis.

Sintió en su corazón la Voz de Dios que le decía:

<De Medellín saldrá la luz para todas las naciones; Medellín enseñará a Escuchar la Voz de Dios a todos los hombres de la tierra, esa es la misión que Yo te pongo>

La misma Voz de Dios, se encargó de escoger el nombre de la misión:

<Se llamará CivitasOrationis-CiudadOración> -Dice nuestro fundador que el nombre de nuestra Academia cultural no se lo escogió él sino el Señor.

<Los patronos de Mi CiudadOración serán Jesús, María y José>

El Señor le enseñó esta jaculatoria: <Jesús, María y José/Mantened mi casa en pie>

Desde ese mismo momento su casa no solamente ha estado en pie sino que ha ido creciendo hacia arriba <y a los lados> como jocosamente dice él.

Hoy reciben sus enseñanzas gente de más de treinta países, que lo tiene como maestro y como guía.

Abandonó sus negocios, abandonó la lectura de sus libros preferidos, se dedicó por completo  a meditar las Escrituras <la biblioteca de las bibliotecas> -como dice él,  y se entregó de lleno a preparar las bases para sacar adelante esta Asociación civil, <naturaleza jurídica que le dio el Señor> basada en la vida de oración y en el ejercicio de todas las virtudes.

Escuela de Profetas

A los pocos días de haber recibido la luz de Civitas, el Señor le dio un mensaje por medio de un instrumento carismático que habla en leguas, el Señor le dijo:

<Te llamo Amós, hombre de palabra dura. Caminarás sobre piedras pero tendrás Mi báculo que no te dejará caer>

Amós fue el primer profeta, fundó una escuela de profetas de la cual fue discípulo Isaías.

Amós dijo: <Cualquiera que Escuche la Voz de Dios puede ser profeta>

Hablando de caminar sobre piedras, comenta nuestro fundador, con relación a los ataques que ha tenido:

<Creí ingenuamente que las piedras iban a estar en el camino, debajo de mis pies; pero las piedras me pasan rosando la cabeza; ¡pero el báculo del Señor no ha permitido que me hagan daño!> y agrega:

<El Señor aprovecha cada piedra que me tiran para hacer más fuerte las murallas de la Ciudad de Dios, CiudadOración>.

Matrimonio

El 22 de junio de 1999 contrajo matrimonio católico con María Escobar Vélez, también se la presentó la Virgen de forma especial, extraordinaria, como más tarde veremos, con la cual tiene un feliz hogar y con la ayuda definitiva de ella ha sido posible sacar adelante a esta Asociación. <Yo tengo voz de trueno; pero

María es mi dulce Arón> -como nos dice él y agrega: <Ella orienta a las mujeres guiada por mi dirección y yo me encargo de los hombres>

Como conoció a María

El 27 de noviembre de 1996, a los dos meses de salirse del Opus Dei, se enteró que en Medellín habría un evento con el padre Larrañaga al cual asistirían muchas personas.

La Voz de Dios en su corazón, por medio de la Virgen le dijo que asistiera a esa reunión que allí encontraría la mujer de su vida para desarrollar una misión especial que su Hijo Jesús, le tenía.

León en su oración comenzó a pedir detalles:

¿Madre, cómo se llama?

-La Voz le respondió: María, como Yo, ya que ese es el nombre de mujer que a ti te parece más bonito.

– León volvió a decir: Madre, en Medellín hay muchas mujeres que tienen el nombre de <María>, te pido que me des más señales, para no equivocarme de María.

– La Virgen le respondió: Es bonita, es profesional, es culta y fina, tiene buena voz para que te cante al oído. Tiene matrimonio nulo. Tiene dos hijos. Ha sufrido mucho. Está buscando a Dios desde hace mucho tiempo sin acabar de encontrarlo.

León se fue a esa reunión y allí la encontró tal cual como la Virgen se lo había dicho, nos cuenta él que cuando se le acercó a ella, le preguntó su nombre y ella respondió: <María> su corazón casi estalla en mil pedazos.